En la actualidad, Canadá aún no ha liberalizado el sector legal pero está estudiando las experiencias en Australia y Reino Unido para introducir el modelo NewLaw.

En efecto, tras dos años de estudio, la Canadian Bar Association o CBA emitió el pasado mes de agosto un informe (Futures: transforming the delivery of legal services in Canada) exigiendo una revisión radical de las normas que regulan la actividad de los abogados, incluyendo el régimen actual que prohíbe la inversión en los despachos de profesionales distintos de los abogados.

Los Colegios profesionales aceptan que el cambio es necesario, pero se requerirá el apoyo de los Colegios de las 14 provincias para asegurar una transición uniforme en todo el país. Por el momento, la Provincia de Quebec es la única que permite la inversión en los despachos, con la condición de que los abogados mantengan la participación mayoritaria.

El informe cita la sorprendente caída del despacho Heenan Blaikie LLP el año pasado y destaca que la estructura de socios tiene como consecuencia una falta de inversión en innovación –ya que los beneficios se reparten entre los socios– y una ausencia de profesionales con mayor experiencia en la gestión de empresas.

El pasado mes de diciembre, la CBA entrevistó a Jordan Furlong, un importante consultor y futurólogo canadiense, para conocer sus conclusiones sobre los avances en el mercado jurídico en 2014 y lo que nos espera en 2015.

Para Furlong, el pasado año ha sido especialmente relevante y manifiesta que el informe de la CBA marca un hito al tratarse de la primera vez que la profesión toma la iniciativa. Así, en Australia y Reino Unido ha sido el gobierno unilateralmente el que ha llevado a cabo los cambios. Asimismo, comenta que ello podría promover un proceso similar de cambio en Estados Unidos, donde tan solo el Distrito de Columbia permite una forma limitada de inversión en los despachos.

En la entrevista, Furlong también habla sobre las lecciones que podemos extraer de la caída de Heenan Blaikie LLP, cuáles han sido los detonantes que han motivado el cambio en Canadá y el impacto de la bajada del precio del petróleo, entre otras cuestiones. Os dejo el enlace al video, no os lo perdáis.

Por otro lado, tras emitir su informe, la CBA ha creado Do Law Differently, un espacio en el que promover y premiar la innovación en el mercado legal canadiense, que incluye entrevistas a emprendedores y profesionales que están cambiando la forma en la que concebimos la profesión legal.

Fred Headon, impulsor de la iniciativa de la CBA, comenta que lo que más les ha llamado la atención al realizar el estudio es la creatividad de algunos abogados y emprendedores que, sin haberse producido una reforma del sistema legal y educativo, ya han desarrollado nuevas formas de prestar servicios jurídicos. En un próximo post hablare sobre algunos de estos nuevos modelos.

En definitiva, destacaría la iniciativa de la CBA a la hora de impulsar la reforma. Realmente, nos encontramos ante una profesión eminentemente conservadora y, en muchos casos, son los propios profesionales del sector los que más dudas plantean a la hora de valorar este nuevo modelo.

En este sentido, como veíamos en un artículo anterior, considero que la experiencia de Australia durante la última década nos permite analizar y verificar la idoneidad de adoptar el modelo NewLaw.

En todo caso, parece bastante evidente que los despachos y los abogados tendrán que tomar decisiones importantes sobre cómo mantener una ventaja competitiva en la prestación de servicios jurídicos. Al tiempo, ello también presenta grandes oportunidades para los profesionales que están dispuestos a innovar, así como para los ciudadanos que actualmente no pueden acceder a servicios legales, ya sea por falta de ingresos suficientes o por la ausencia de canales idóneos que satisfagan sus necesidades.

Por el momento desconocemos si en un futuro los modelos BigLaw y NewLaw podrán convivir dirigiéndose a nichos de mercado diferentes o bien cuál de ellos terminará por imponerse. Sin embargo, con la irrupción de la tecnología y la entrada de otros profesionales e inversores, hay indicios claros de que fuerzas disruptivas impondrán el cambio en la mayor parte de la profesión legal, la cual tendrá que reinventarse garantizando que el sector de los servicios jurídicos siga siendo dinámico y seguro.

Asimismo, los experto afirman que históricamente, en casi todas las industrias y profesiones, los cambios disruptivos comienzan en las tareas y los procesos más simples de la actividad y poco a poco van adentrándose en aquellos más complejos y sofisticados. Es por ello que parece que ninguna firma debería subestimar estos cambios.

Para terminar, os invito a ver el video promocional de la iniciativa de la CBA. Espero que os guste.

 

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso, pinche aquí para mayor información sobre cookies y política de privacidad.

ACEPTAR
Share This

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news 

You have Successfully Subscribed!