Recientemente he tenido la oportunidad de entrevistar a Chris Sykes, Director Legal y Director de Servicios al Cliente de Dragon Law. Chris es de Manchester y era un abogado ejerciente antes de mudarse a España, donde creó un negocio como profesor de Derecho y habilidades jurídicas. Mientras estaba en España, contactó con un antiguo amigo de la universidad, Daniel Walker (CEO de Dragon Law), y de ahí surgió lo que hoy es Dragon Law.

Dragon Law es una startup legal con sede en Hong Kong que ofrece a las empresas una forma eficiente y económica de crear y gestionar documentos legales. Me referí a esta startup en un post anterior y hoy tengo la gran oportunidad de compartir con vosotros la visión y experiencia de uno de sus fundadores. Espero que lo disfrutéis tanto como yo lo he hecho.

Tanto Lawyers Without Ties como Dragon Law tienen su sede en Hong Kong y fueron fundadas por Daniel Walker. Entonces, ¿por qué estabas en España?square-logo-tagline-2 (1)

Lawyers Without Ties era una asesoría jurídica con sede en Hong Kong, el precursor de Dragon Law. Yo estaba trabajando en España como profesor de derecho y habilidades jurídicas, enseñando en varias universidades y despachos de elevado prestigio. Daniel y yo decidimos fusionar nuestros negocios con el objeto de incluir la enseñanza a nivel internacional a la oferta de Lawyers Without Ties.

Posteriormente, Daniel empezó a buscar formas de utilizar la tecnología para ofrecer servicios online y lanzó Dragon Law. Según fue creciendo Dragon Law, trabajé como consultor en España hasta que tuve la oportunidad de ir a Hong Kong e involucrarme en las operaciones diarias.

¿Por qué “Dragon Law”? ¿Cómo empezasteis? ¿Cómo describirías el negocio?

Como abogados ingleses, nos dimos cuenta de la falta evidente de una oferta de servicios jurídicos para startups y empresas con un presupuesto ajustado. Daniel tuvo la idea de crear una plataforma legal online de documentos jurídicos. Así comenzó Dragon Law. Daniel consiguió que se involucraran los inversores y especialistas en tecnología adecuados y ahora contamos con una aplicación fantástica, la primera en este género.

Nos describiría como un híbrido entre el derecho y la tecnología (legal-tech hybrid). No somos un despacho de abogados pero ofrecemos servicios jurídicos a través de la tecnología, lo cual es algo novedoso.

¿Cómo es vuestra estructura corporativa? ¿Es horizontal o vertical? ¿Sois una firma multidisciplinar?

A diferencia del modelo tradicional de los despachos, evitamos la jerarquía en nuestro negocio. Todas las opiniones en Dragon Law, desde los becarios hasta los fundadores, son valoradas y animamos la generación de ideas. Sabemos que tenemos que innovar y y eso solo podemos conseguirlo si trabajamos como un gran equipo.

¿Qué tecnología implementáis?

Todo nuestro software ha sido desarrollado internamente. Nuestra aplicación crea documentos legales y contratos comerciales a partir de respuestas a preguntas y opciones seleccionadas. No vendemos plantillas para que sean rellenadas por nuestros clientes sino que el propio software crea el documento en base a tus necesidades, por ejemplo eliminando o incluyendo cláusulas. Después puedes guardar o descargar el documento, o firmarlo online.

Puedes abrir una cuenta de forma gratuita y descubrir nuestro Document Builder visitando la página web www.dragonlaw.com.hk en Hong Kong o bien www.dragonlaw.com.sg en Singapur.

¿Os dirigís a startups exclusivamente?

Nos dirigimos tanto a startups como a PYMEs, pero nuestro software es bastante flexible. Las empresas de mayor tamaño suelen utilizar nuestra aplicación para reducir sus costes legales mientras que los departamentos in-house la utilizan para crear los documentos legales del día a día.

Dragon Law tiene su sede en una instalación del gobierno de Hong Kong llamada Cyberport, ¿podrías explicar que es exactamente?

Cyberport es un centro tecnológico y de co-working diseñado para el desarrollo de startups de base tecnológica. Hay un gran ambiente innovador con muchas startups entusiasmadas. Fuimos afortunados de ser seleccionados para el programa de incubadoras de Cyberport, que proporciona espacio de oficinas y una serie de recursos enfocados en el crecimiento. La flexibilidad para cambiar de oficinas a medida que la startup va creciendo ha sido una bendición para nosotros.

¿Por qué tenéis vuestras oficinas en Hong Kong y Singapur? ¿Tenéis pensado crecer más allá de Asia en el corto plazo?

Tanto Hong Kong como Singapur tienen un fuerte enfoque en la ayuda a los emprendedores y empresas, lo cual está muy en línea con la visión de Dragon Law. Comenzamos en Hong Kong por qué consideramos que tenía las mejores oportunidades para constituir Dragon Law y para crecer.

Hong Kong y Singapur ofrecen también un alto grado de estabilidad. Tenemos planes de expandirnos dentro de Asia, pero en el largo plazo no vemos barreras a la entrada en otros mercados fuera de la región.

Vuestra página web indica que Dragon Law no es una firma de abogados, ¿existen barreras a la innovación en el sector legal en Hong Kong y Singapur?

No creo que haya barreras a la innovación dentro del sector legal, aunque la regulación tiene una tendencia hacia la tradición y el conservadurismo. De hecho, hemos visto reacciones muy positivas entre los abogados en Hong Kong y en Singapur.

Afirmamos que no somos un despacho de abogados para dejar clara nuestra oferta. Ofrecemos servicios legales a través de la tecnología pero nosotros personalmente no ofrecemos asesoramiento jurídico.

Por lo respecta a la innovación en el sector legal, ¿cómo dirías que esta España en comparación con otras jurisdicciones como Hong Kong?

Considero que legal-tech es una nueva industria en crecimiento, acaba de comenzar a marcar una diferencia en Hong Kong, Reino Unido y Estados Unidos. Creo que el sector legal en España es todavía bastante conservador, aunque conozco muchos despachos que están adoptando nuevos enfoques en contratación, formación, desarrollo de negocio y expansión internacional.

He observado el surgimiento de boutiques especializadas en España frente al modelo generalista tradicional de las principales firmas, que está perdiendo terreno en Reino Unido y otros lugares.

¿Cuáles dirías que son las diferencias entre Dragon Law y los despachos tradicionales?

No creo que se puedan comparar los dos modelos. Nuestro paquete profesional anual cuesta 1.850 euros e incluye la posibilidad de crear documentos de forma ilimitada y un servicio de atención al cliente on y offline. También contamos con un paquete trimestral más básico para principiantes por 290 euros.

Es un modelo “do it yourself” y, como muchas aplicaciones, está diseñado para ahorrar tiempo y dinero. Es poco probable que una gran firma en Hong Kong pueda ofrecer este servicio a tan bajo precio en la forma en que lo hacemos nosotros.

La realidad es que los abogados nos suelen derivar clientes cuando se dan cuenta de que no son capaces de ayudarles.

¿Cuál es vuestra ventaja competitiva frente a otras firmas que también están innovando en el mercado?

No somos una empresa que vende plantillas, nuestra aplicación es muy buena. Nos comparan con firmas que venden plantillas como LegalZoom en Reino Unido o Rocket Lawyer en Estados Unidos, pero no nos parecemos en nada. En realidad no tenemos ningún competidor directo en el mercado que hemos creado, pero es probable que aparezcan competidores según vamos abriendo el camino.

¿Cuáles son vuestros planes de futuro?

Queremos crecer en otras jurisdicciones de la región del Asia Pacífico y quien sabe donde más! Trabajamos con multinacionales que ven que nuestra tecnología puede mejorar sus negocios a nivel local y global.

¿Cómo crees que será el sector legal dentro de 5-10 años?

Considero que el antiguo modelo de facturación por horas da lugar a gastos innecesarios por lo que creo que cada vez más firmas adoptaran métodos de precios fijos. Puedo ver como la tecnología se utilizará para automatizar áreas de práctica estandarizables como la auditoría legal o due diligence.

¿Qué opinas sobre la Inteligencia Artificial (IA)? ¿Crees que finalmente reemplazará a los abogados?

Tal y como comentaba anteriormente, la IA servirá para buscar y examinar documentos e identificar problemas que normalmente llevaría un tiempo a los abogados. Por ello, algunos trabajos pueden quedar automatizados. Sin embargo, como abogado procesalista, no considero que la IA pueda reemplazar a los abogados como defensores ante los tribunales, como estrategas o como aquellos se reúnen con los clientes cara a cara.

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso, pinche aquí para mayor información sobre cookies y política de privacidad.

ACEPTAR
Share This

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news 

You have Successfully Subscribed!